sábado, 25 de abril de 2015

Tragedia en el K2 (1986) - 1ª parte

El K2 es, con sus 8611 m, la segunda montaña más alta del planeta, sólo superada por el Everest (8848 m).

Pertenece a la cordillera del Karakorum, de la que es la montaña más alta, y está situada entre las fronteras de Pakistán y China.

Vertiente sur del K2




También es el segundo ochomil más mortífero, sólo superado por el Annapurna (8091 m), y uno de las dos que falta por ascender en invierno, junto al Nanga Parbat (8126 m).

En este post viajaremos hasta el año 1986, cuando se produjo una de las más sonoras tragedias en un ochomil. Al ser una historia tan larga, la dividiremos en dos partes.
La primera, ésta, incluirá las expediciones que intentaron la cima hasta principios de julio. La segunda, va desde finales de julio a mediados de agosto.

Para ese año, esta montaña había ganado una gran popularidad, y el gobierno de Pakistán concedió numerosos permisos para su ascensión.

En el pilar suroeste de la montaña, existía una vía que había visionado y nombrado como "Magic Line" el mismísimo Reinhold Messner (1944) unos años atrás. Esta vía era el objetivo de muchos de esos alpinistas que acudieron ese verano.

Magic Line


Los nueve miembros de la expedición americana liderada por John Smolich (1951-1986) eran unos de ellos. Sin embargo, el 21 de junio, el propio Smolich falleció, junto a su compañero Alan Penington (fallecido en 1986) por una avalancha sufrida en ese pilar. El resto del equipo vió lo sucedido, aunque nunca llegaron a localizar el cuerpo de su líder. Allí mismo, los americanos daban por concluída su expedición. Empezaba así el conocido verano negro de 1986.

John Smolich en la cima del Mt Rainer (col. OldManTravels)


Al mismo tiempo, otro grupo de alpinistas se encontraba en el espolón de los Abruzzos, por donde hacía 32 años se había alcanzado la cima por primera vez, a mano de los italianos Achille Compagnoni (1914-2009) y Lino Lacedelli (1925-2009).

Espolón de los Abruzzos


El día 22, dos diferentes expediciones ya vivaqueaban a gran altura. A unos 8300 m, descansaban el equipo franco-polaco formado por el matrimonio francés Liliane (1948-1986) y Maurice (1941-1986) Barrard, el reportero de la cadena RTL francesa, Michel Parmentier (fallecido en 1988), y la polaca Wanda Rutkiewicz (1943-1992).

Lilian Barrard (izda) y Wanda Rutkiewicz (derecha)


Por debajo, a 8100 m, se situaban los españoles Mari Abrego (1944) y Josema Casimiro (1958), quienes compartían expedión con el italiano Renato Casarotto (1948-1986), si bien cada uno iba por su lado y éste no se encontraba con los españoles.

Mari Abrego (izda), Renato Casarotto (centro) y Josema Casimiro (derecha)

Al día siguiente, todos ellos harían cumbre. Primero llegaría la fuerte alpinista polaca para convertirse en la primera mujer en la cima de esta montaña. Parmentier iría tras ella y luego la pareja francesa. Un par de horas después, los españoles también llegarían arriba. Esa misma tarde, todos estarían de vuelta en sus respectivos vivacs.

El dia 24, el tiempo empeoraba, y todos comenzaron el descenso. La famosa pareja francesa tenía problemas y se quedó rezagada. Mientras la polaca y los españoles continuaban el descenso a un campo base que alcanzarían tres días más tarde, Parmentier se quedó esperando a sus compatriotas, quienes nunca llegarían a él.

Un equipo italiano trató de ir en ayuda de la pareja, pero tras comprender que no los encontrarían, acompañaron a Parmentier en el descenso. Liliane fue encontrada tres semanas más tarde a 5300 m de altura, mientras que el cuerpo de su marido no se recuperó hasta 1998, en un lugar cercano al campo base.

Por su parte, el equipo italiano, que integraba a varios hombres de otros paises y estaba liderado por Agostino da Polenza (1955), tenía planeado subir por la Magic Line, pero lo cambiaron por el espolón de los Abruzzos tras la muerte de los estadounidenses.

Agostino da Polenza


El 5 de julio, seis de sus integrantes hicieron cumbre: Gianni Calcagno (1943-1992), Tullio Vidoni (1947-1988), Soro Dorotei (1951) y Martino Moretti, italianos; Josef Rakoncaj (1951), checoslovaco; y Benoît Chamoux (1961-1995), francés. Rakoncaj se convertía en el primer hombre en pisar dos veces la cima del K2, mientras que Chamoux lograba subir desde el campo base a la cima en menos de 24 horas, habiendo subido además al Broad Peak (8051 m) dos semanas antes en 17 horas.

Calcagno (arriba y a la izda), Dorotei (abajo y a la izda) y Vidoni (derecha)


Ese mismo día, pero media hora después, llegarían dos suizos de otro grupo internacional, que se había desintegrado previamente cuando su veterano jefe, el alemán Karl Herrligkoffer (1916-1991), enfermó y fue evacuado. Estos suizos, Beda Furster y Rolf Zemp (1958), venían de subir el Broad Peak.

Rakoncaj (arriba a la izda), Chamoux (abajo a la izda) y Moretti (derecha)


Mientras el espolón del Abruzzos parecía mostrar el camino a la cima, justo entre él y la Magic Line se encontraba la cara Sur de la montaña. Allí, el equipo polaco formado por Jerzy Kukuczka (1948-1989) y Tadeusz Piotrowski (1940-1986), abriría, entre seracs, la denominada "Línea Polaca". Debido a su peligrosidad y exposición, Messner incluso la calificó de ruta suicida. Hasta hoy, nunca ha sido repetida.

Jerzy Kukuczka (izquierda) y Tadeusz Piotrowski (derecha)


Permanecieron del 4 al 8 de julio en la pared, hasta alcanzar la cima, para luego bajar por el espolón de los Abruzzos. Por desgracia, el día 10, Piotrowski perdía sus dos crampones y cayó al vacío.

Tras la increíble ascensión por la cara Sur, aún faltaba ser el primero en subir la Magic Line. A ello se dispuso el italiano Casarotto, conocido por sus grandes ascensiones en solitario. Casi lo logró, tanto el 23 de junio como el 5 de julio, quedándose a unos 8200 m. Sin embargo, aún le quedaba una bala.

Renato Casarotto


La gastó sin éxito, pues el tiempo empeoraba otra vez en la montaña y decidió volverse atrás. Cuando ya llegaba al campo base, el día 16, tuvo la mala suerte de caer en una grieta. Sobrevivió, tras caer 40 m, y llamó a su mujer, que estaba en el campo base, para advertir de lo sucedido. Más tarde, lo encontraron he incluso lo sacaron de la grieta, sin embargo, los médicos allí presentes no pudieron salvarle la vida finalmente.

Era principio de julio y aún quedaban cuatro expediciones en la montaña que lanzarían sus ataques al final del mes, pero esas las dejaremos para la segunda parte del post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario